Cómo aliviar el dolor de los dientes

Los dolores dentales son afecciones que nos provocan mucho dolor. Ya que por lo general es un dolor agudo que involucra toda la parte de la cabeza y el sistema nervioso.

Cómo aliviar el dolor de los dientesPor lo general el dolor de los dientes se origina por caries, problema de encías y otras infecciones bucales. Cuando se llega a tener estos problemas la dentadura comienza a debilitarse y es cuando aparece la sensibilidad dental y los dolores.

Al sentir este tipo de afecciones es importante prevenirlos acudiendo al odontólogo, sin embargo existen algunos remedios caseros para aliviar estos dolores. Es por ello que a continuación presentaremos algunas formas de cómo aliviar el dolor de los dientes.

Recetas para el aliviar el dolor de los dientes.

Agua oxigenada y sal marina

El agua oxigena y sal marina son ingredientes ideales para fortificar la masa ósea. Estos tienen propiedades analgésicas, antisépticas y desinflamatorias que hacen que el dolor cese por días.

Ingredientes

  • 1/2 vaso de agua oxigenada
  • 2 cucharadas de sal marina

Proceso

Tomar los dos ingredientes y mezclar bien hasta que se forme una masa homogénea. Colocar la mezcla alrededor de los dientes afectados o por toda la dentadura si lo desea. Dejar actuar por unos minutos y luego remover con abundante agua

Aceite de ajo y orégano

El ajo ha sido utilizado desde los primeros tiempos para aliviar el dolor de forma natural. La unión de estos ingredientes funciona como un remedio casero para aliviar el dolor y desinflamar.

Ingredientes

  • 2 ajos
  • 1/2 cucharadita de orégano

Proceso

En un mortero machacar los ajos y el orégano hasta que estén totalmente triturados. Sacar el aceite de estos dos elementos es fundamental para el remedio. Luego de obtener la esencia, se aplica con un algodón por toda la parte afectada y dejar toda la noche. Se puede realizar el proceso durante tres días seguidos.

Clavos de olor y aceite de oliva o almendras

Las esencias y condimentos de olor suelen ser utilizados como analgésico para cualquier tipo de dolor. Especialmente los clavitos de olor se utilizan como una forma de anestesia que los odontólogos han certificado. Estos también tienen propiedades antisépticas que eliminan las bacterias que se encuentran en la boca.

Ingredientes

  • 1 cucharada de clavos de olor
  • 1 cucharada de aceite de almendras o aceite de oliva

Proceso

En una taza unir los ingredientes y dejarlos actuar si es posible durante un día para obtener las propiedades de los clavos. Aplicar con un algodón por toda la zona afectada y dejar actuar por toda la noche. En caso de tener mucho dolor puedes masticar un clavo por toda la boca esto ayuda a aliviar de manera rápida. Sin embargo no es recomendado ingerirlos en gran cantidad.

Infusiones con hierbabuena o menta

Las infusiones ayudan a aliviar el dolor y a calmar el sistema nervioso. En este caso se recomienda realizar infusiones de té con bolsitas y al mismo tiempo utilizar bien sea hierbabuena o menta. Estas dos hierbas actúan como un enjuague bucal, trabajando de forma analgésica.

Ingredientes

  • 1 bolsita de té de su preferencia
  • Brotes de hierbabuena o menta

Proceso

Seguir la preparación tradicional para hacer té. Mientras se está haciendo el té se va machacando las hierbas en un mortero. Cuando el agua esté tibia añadir los brotes y el té. No agregar azúcar. Esta infusión se puede tomar cada vez que sienta dolor.

Cebolla y pepino

Estos vegetales son beneficiosos para aliviar el dolor y adormecer los nervios. Se pueden alternar en su uso o si lo prefiere utilizar los dos.

Proceso

Rebanar el pepino o la cebolla y coloca en la zona afectada. Puede masticarlo para obtener mucho mejor su esencia. Aplicar las veces que lo necesite ya que no tiene ninguna contradicción.

Consejos para una buena higiene bucal

  • Cepillar los dientes después de cada comida.
  • Utilizar enjuague bucal.
  • Usar hilo dental como complemento.
  • Mantener una alimentación balanceada y no consumir dulces en grandes cantidades.
  • Acudir al odontólogo como mínimo dos veces al año para limpiezas dentales.

En ocasiones no nos percatamos cuando los dolores comienzan, ya que al principio suelen ser un padecimiento leve. Es por ello que la visita al odontólogo debe ser constante. El dolor en los dientes significa una enfermedad bucal muy grave, que por lo general es causada por una mala alimentación o higiene bucal. En caso que no puedas acudir a un dentista se pueden considerar diversos remedios caseros que son excelentes y eficaces.

Dejar un Comentario

error: Content is protected !!